Batalla de Kursk

Por admin / hace 3 años / 2 Comentarios ».

Un 5 de Julio de 1943 los alemanes lanzaron su última ofensiva en el frente del Este para intentar sacar alguna ventaja significativa sobre los Soviéticos, esta operación se la conoce como operación Ciudadela. Hoy hace exactamente 71 años de ese día y queremos explicar en que consistió y como acabó ese intento alemán de intentar nivelar la balanza de su lado durante el verano de 1943.

Durante ese choque armado, el bando alemán agrupo el grueso de sus fuerzas acorazadas panzer y sus más modernas armas para intentar así sacar alguna ventaja sobre las tropas del Ejército Rojo de la URSS. A la operación Ciudadela se la conoce como la mayor batalla de tanques de la historia sumando miles de blindados enfrentándose entre si en franjas de terreno no muy grandes, dando por ello a combates muy sangrientos y caóticos, y eso sin contar la infantería y la aviación.

Batalla de Kursk

El ataque alemán se vio frenado en el norte del saliente de Kursk y en el sur, cuando podían aprovecharse de su ventaja numérica en la batalla de Prochorovka, Hitler ordenó retirar sus divisiones panzer de las SS para reforzar la zona del rio Mius ante una posible ofensiva sorpresa rusa, cayendo así en su trampa, ya que ese movimiento de tropas fue precisamente el que acabó con cualquier intento positivo del bando alemán de intentar conseguir alguna ventaja sobre el bando de la URSS ese verano.

Una vez el avance alemán fue detenido, los rusos lanzaron una ofensiva entre el 12 de julio al 23 de agosto, siendo esta la primera vez que el Ejército Rojo derrotó a los alemanes en pleno verano. La batalla de Kursk es importante porque fue la primera vez que la ofensiva denominada “Blitzkrieg” fue derrotada antes de que pudiera romper las defensas enemigas y significó un triunfo soviético en estrategia, obteniendo esta batalla un puesto en los planes de estudio de escuelas militares.

Batalla de Kursk

Tras la victoria rusa en Stalingrado, el Ejército Rojo fue lanzando ofensivas obligando de esta manera a los alemanes a evacuar el grupo de Ejércitos que tenían ubicado en el Cáucaso por temor a que fueran aislados, creándose así la cabeza de Kuban. Los soviéticos siguieron llegando más allá de Járkov donde fueron rechazados por una contraofensiva alemana dirigida por Erich Von Manstein, capturando de esta manera de nuevo la ciudad de Járkov y formando un saliente soviético centrado en Kursk.

Adolf Hitler quiso destruir este saliente y de esta manera retomar la iniciativa, pero los soviéticos descubrieron el plan alemán y planearon sus defensas para así desgastar las fuerzas alemanas para acto seguido lanzar un contraataque.

En la batalla de Kursk, los alemanes quemaron casi todas sus reservas en cuanto a carros de combate se refiere. También se notó en las bajas humanas, dando lugar a la pérdida de muchos hombres en ambos bandos, que con dificultad Alemania podría reemplazar. Kursk marcó el inicio de un avance soviético que no mermaría hasta la toma de Berlín.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Suscríbete a nuestro Blog

Introduce tu email:

>