Introducción

En 1918 Alemania pierde la Primera Guerra Mundial, el káiser Guillermo I abdica y en 1919 firma el Tratado de Versalles, admitiendo su inferioridad y se esfuma del imperio alemán.

Los obreros, la pequeña burguesía alemana y el ejército se reúnen en Weimar y deciden adoptar un gobierno tipo republicano, aceptando que la soberanía de un país reside en su pueblo, y que este debe por lo tanto elegir a sus representantes. Se la conoce como la República de Weimar (1919-1933). En un inicio esta república no contó con el apoyo de los sectores más poderosos, como la burguesía industrial, por que suponían que los obreros podrían formar un duro sector que iría contra sus intereses.(Pensemos que estaba de moda el socialismo de Rusia)

Por otro lado la nueva república de Weimar aceptaba las disposiciones del Tratado de Versalles y creía conveniente pagar todas las exigencias estipuladas en dicho tratado, actitud que creó una importante resistencia, como la de algunas estrategias económicas que produjo una descontrolada inflación entre 1919 y 1923. Un dólar, llegó a equivaler 4.250.000.000 marcos alemanes, cuando antes costaba 76 marcos.

IntroducciónEn esta etapa aparece un partido nacionalista dirigido por un líder llamado Adolf Hitler que arengaba discursos conmovedores, de ideas nacionalistas y les fue devolviendo el orgullo y la fe al pueblo alemán, proponiéndoles el rearme militar, la pureza de la raza aria y la unificación de una Gran Alemania. Este partido era el NSDAP(Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei) o Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores, mayormente conocido como el Partido Nazi.

Este partido decidió culpar a los marxistas, judíos y liberales de las desgracias actuales de Alemania, por lo que comenzó una política de persecución y eliminación sistemática de todos estos sectores. Para Hitler los judíos, que controlaban la economía capitalista habían dividido al pueblo germano y habían detenido el crecimiento económico de Alemania, y no le proporcionaba nada bueno al país.

Hitler cuando consiguió cierto poder y apoyo de algunos militares, dio un golpe político que se conoce como el Putsch de Munich, que fracasó porque aún su poder no estaba consolidado y algunos seguidores lo abandonaron en el camino. Estuvo preso 8 meses en la prisión de Landsberg y allí en 1924 escribió su libro cumbre, Mi Lucha (Mein Kampf),  donde asentó sus ideas y su plan de lucha futuro. Su secretario fue Rudolf Hess que más tarde sería uno de los mas importantes líderes del nazismo del Tercer Reich.

Llega el año 1929, comienza la más grande crisis económica mundial del capitalismo en el siglo XX, la Bolsa de Wall Street se derrumba y como un dominó las empresas comienzan a caerse una tras otra, la desocupación toma índices increíbles.  A esa situación Alemania no está para nada exenta, y los desocupados alcanzan a 6.000.000 en ese país.

La república no logra resultados positivos para paliar la crisis, y comienza a debilitarse. Ante este caos y sin propuestas efectivas el partido Nazi surge como una posibilidad cierta de crecimiento y mejoras económicas el pueblo lo escucha con atención, ven en Hitler una salida rápida y aparecen nuevos adeptos. En las elecciones de 1932 el nazismo consigue el 37% de las bancas en el Parlamento. El Partido Nacionalsolcialista también es apoyado por una gran masa de campesinos que estaban al borde de la pobreza, la clase media también lo sigue.

En 1933 es nombrado Canciller y su plan comienza a funcionar, toma gran poder y se relaciona con la burguesía industrial, les promete y asegura mucho trabajo en el rearme bélico y organiza grupos violentos para perseguir a los disidentes al sistema que posteriormente fueron la guardia personal del furher. Fueron los grupos S.A. y S.S.

Siendo Canciller incendió el Parlamento y culpó a los comunistas, de esta manera justificó la persecución a este sector. Mas tarde clausura el Parlamento y crea el Tercer Reich, que durará 1000 años, él será el líder –el Fürher–  y exige una total sumisión y fidelidad a su persona.

Con la S.S. persiguió y eliminó a todos los opositores “enemigos del Reich” , además quemó libros públicamente y creó campos de concentración. Armó un aparato publicitario en apoyo a su gobierno encabezado por Joseph Goebbels y comenzó el Plan de purificación de la raza. En antisemitismo ya estaba un poco arraigado en la población europea, por lo que no fue muy difícil inculcarles este sentimiento de rechazo a gitanos y judíos. Por ejemplo Inglaterra hablaba de la superioridad racial para justificar su política de agresión y dominación imperialista en los países pobres y débiles que tenía sometidos en diversas partes del globo.

A los judíos comenzó quitándoles diversos derechos civiles, y poco a poco los fue obligando a vivir aislados de la sociedad y encerrados en guetos, que eran sectores dentro de la ciudad cercados por un alambrado o muros y controlados por la policía alemana. El mas grande fue el de Varsovia, y famoso por su famosa rebelión de enero de 1943 contra los nazis que duró 4 meses.

Existían campos de concentración distribuidos por todo el país. Allí se los obligaba a realizar trabajos forzados de cualquier tipo, y recibían una pequeña dosis en calorías de comida diaria, lo que aseguraba que en sólo 6 meses de penurias esos judíos morían de debilidad. (estaba todo calculado, en su Plan: “La Solución Final”). Por otro lado no tenían mucha protección contra el helado clima de algunas zonas, por lo que muchos morían de frío. Todos lo judíos que se consideraban ineptos para el trabajo como los viejos, chicos y enfermos eran clasificados diariamente y llevados a las cámaras de gas, donde se los asfixiaba y los cadáveres se quemaban en grandes hornos. Los muertos llegaron a 6 millones en toda la guerra, donde un gran porcentaje fueron eliminados en los últimos 2 años. Inclusive se llegó a descuidar la guerra en pos de completar su “Plan” con los judíos.

Tras esta introducción, expongo de manera muy breve, algunos motivos que hicieron bien para Alemania bajo el mandato Nacionalsocialista.

Económicamente el gobierno de Hitler logró una importante recuperación y su plan se basaba en:

Realizaron obras públicas importantes, desarrollo de la industria automotriz, parcelas de 125 ha. cada una para que se sean trabajadas por los campesinos y aumentar así la producción agrícola. Producción de armamento bélico. Los desocupados eran incorporados a la milicia alemana. Eliminar todo opositor del sistema, para que la política establecida no se vea entorpecida por estos “enemigos del país”. Aplastó a los sindicatos. Controló la prensa pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Introduce tu email:

>